limpiar manchas de cafe

¿Cómo limpiar las manchas de café y té de las alfombras?

Limpiar manchas como café y té de la alfombra puede resultar difícil si ha pasado mucho tiempo. Por ello habrá que actuar de inmediato para eliminar el líquido vertido y no dejar que las manchas se sequen ya que resultará más difícil la eliminación por completo de estas manchas.

Limpiar las manchas de alfombras requiere el uso de materiales que no dañen su textura sobre todo si se trata de una alfombra con fibras de lana y/o seda, además debe hacerse de una forma adecuada para no extender la mancha sobre otras zonas de la alfombra.

Tipo de manchas

Hay dos categorías de manchas en alfombras. El primer grupo son las manchas de café y té recientes y aún húmedas y por tanto más fáciles de eliminar y las manchas que llevan tiempo en la alfombra y ya están secas.

Es mucho más fácil quitar las manchas que se encuentran en la primera categoría. Pero con los métodos que aprendemos aquí, también eliminaremos las manchas más antiguas de alfombras y kilims.

Métodos de limpieza

Eliminar el resto del líquido vertido: Después de verter una taza de café o té en la alfombra, lo primero que debes hacer es poner un paño suave y seco sobre la mancha y presionar ligeramente  para que absorba el resto de líquido vertido y evitar que se extienda a otras zonas de la alfombra.

No trates de frotar, ya que esto puede fijar más las manchas sobre las fibras de la alfombra.

Limpieza con agua: Ahora humedece una toalla de algodón o un trozo de esponja con agua tibia y frota suavemente sobre la zona afectada varias veces. Puede repetir esta operación hasta que veas que las manchas de café y té, que ya de por sí son solubles en agua, se desvanecen.Trata de hacer movimientos hacia adentro desde los bordes de la mancha para evitar que la mancha se extienda.

Limpieza con detergente: Si observas que aún quedan manchas en la alfombra, disuelve una cucharada de lavaplatos en un recipiente de medio litro de agua tibia, empapa una toalla y frota suavemente la mancha. Sigue haciendo esto hasta que la mancha desaparezca por completo.

A continuación, usar un paño limpio y humedecido con agua para eliminar el resto del detergente de la alfombra. Después de terminar con la operación de limpieza secar la zona húmeda con un paño seco y limpio para retirar la humedad de la alfombra y evitar que  emita un olor desagradable. Evita aplicar demasiada presión a las fibras de la alfombra

durante todas las etapas del trabajo, ya que la textura de la alfombra puede dañarse y pudrirse a medida que se quita la mancha.

Con este método de limpieza incluso puedes usar detergente en polvo, jabón neutro o champús de bebé en lugar de líquido lavavajillas. Únicamente tienes que disolver bien los granos de polvo en agua para que no queden granos de polvo sueltos dentro de las fibras de la alfombra mientras limpias la mancha.

Limpieza con vinagre blanco: Otra forma de quitar las manchas de café y té de las alfombras es usar una mezcla de vinagre blanco, detergente lavaplatos y agua tibia.

Mezclar 5 cucharadas de vinagre blanco con una cucharada de lavaplatos y medio vaso de agua tibia. Humedece un paño seco y limpio y frota la zona de las manchas con el producto de limpieza preparado. Después de quitar la mancha, limpia la alfombra con otro paño húmedo para quitar el resto del detergente y por último seca la zona de la alfombra con otro paño limpio y seco.

Limpieza de las manchas con maíz en polvo: El maíz en polvo es un limpiador fuerte para la eliminación de las manchas de café y té.

A veces, las manchas de café y té se secan y envejecen y no se eliminan fácilmente. Para limpiar estas manchas, primero tienes que rociar un poco de agua sobre la mancha y presionar un pañuelo sobre ella. Repite esto varias veces hasta que la mancha esté húmeda y sea absorbida más fácilmente por el paño.

Luego, dependiendo del tamaño de la mancha, mezcla un poco de vinagre con maíz en polvo y vierte la mezcla resultante en el lugar. Las manchas de la alfombra serán absorbidas por este compuesto y desaparecerán.

Al finalizar el trabajo, como en los pasos anteriores, limpiar la alfombra con un paño húmedo para eliminar restos y usar un paño seco para terminar de secar la zona.

Si prefieres, puedes obtener ayuda y consejos profesionales solicitando los servicios de Centauro, especialista en limpieza y restauración profesional de alfombras de todo tipo.